BUSCO UN CAMBIO PORQUE HE CAMBIADO

Quiero y busco un cambio. Empecé a cambiar hace más o menos un año, cuando hice un trueque entre el manzanares y el mar mediterráneo para volver a crecer, esta vez, por dentro. Porque no me caben las ideas en el ombligo y no sé hacia donde fusilarlas, es jodido. Perdón. Pero es jodido que te hierva la cabeza y que los proyectos presentes levanten la tapa y te soplen, como queriendo apagar el calor sin utilizar la combustión para fuegos de artificio, de oficio, para implosionar de una vez toda esta fantasía que puede ser realidad si nos sentamos unos cuantos y tiramos del hilo. Por eso yo ya me siento y eso que adelanto. Es como quien cierra la carta en el restaurante. Busco y quiero un cambio que pienso encontrar entre estos millones de sienes y la mía. 









1 comentario:

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...


Creo que no hace falta que lo busques, si has cambiado la percepción de lo que hay a tu alrededor y la de los que te observan también lo hará. Se avecinan nuevos tiempos...