VENGO A LLOVER

He llegado hasta aquí como tropezando, alborotada, ansiosa, impulsada por la lluvia, por la lluvia que hay dentro de mí, por la lluvia de letras, de pensamientos, de ganas. Y eso hay que aprovecharlo. No se cómo, ni dónde, ni con quién, ni hacia. Vengo a llover, a derramar palabras como siempre, como antes. A vaciarme un ratito, a llenarme las ganas. Vengo a pensar a mi ventana de pensar. Corriendo como quien se hace pipí en la puerta de casa y no puede más, y gira la llave y se baja los pantalones y con ellos a los tobillos se va corriendo, cayendo, corriendo, hasta que llega al water y respira. Como respiro yo aquí, cada rato. Como está respirando la tarde hoy, lloviendo y llorando en mi terraza, sobre mis hombros. La vida mojada, absolutamente limpia y llena de paz. La lluvia hace florecer las sonrisas. Y el sol las pecas. Y las vueltas del mundo los puntos finales.






1 comentario:

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

A mi me gusta que vengas a llover, a desahogarte y a lo que quieres. Y a traer el sol, y aires nuevos, vientos de cambios de una mente inquieta. Gracias por venir a traernos todo eso y más.