DE UN TIEMPO A NINGUNA PARTE

El desagüe del fregadero entre mi lengua, mi campanilla y el paladar. Anclado, como si quisiera avisar de todo lo que voy a tragar de este tiempo a ninguna parte. Vuelvo para quedarme, para quedarnos, para rozarnos los unos con los otros hasta hacernos heridas. El principio de nada es siempre el mejor punto de encuentro. 











5 comentarios:

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Los principios a pesar de que son duros siempre traen recompensas. Y aunque haya que tragar...que no sea mucho y no sepa mal...

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

¡Ah! Y si vuelves a este blog para quedarme una alegría que me das :-)

Anónimo dijo...

ke hija de puta ke manera de escribir

Marta Simonet dijo...

Gracias Eduardo, la intención es volver aquí... Y rozarme con vosotros hasta hacerme herida ;-)

Marta Simonet dijo...

'Anónimo', no se si ese comentario es positivo o es negativo, en cualquier caso gracias por leerme.