RAMOS DE TAQUICARDIA

Cuando te tiemblan las manos de efervescencia, cuando tienes tanto que sentir y tanto que callar se colapsa lo interno. Se gangrenan los latidos, se inhabilita el pensamiento. Cualquier cosa a partir de ahora va a sonar como un estallido. Se taponan las esperanzas, se recortan las decisiones. Te conviertes en un erizo de tierra cuando espera ser atacado, envuelto en el más profundo de los rencores, atado a la más absoluta de las decisiones erróneas. Cierras los ojos creyendo estar en medio de una tormenta de gente, un huracán de palabras que te golpean los tímpanos. Hay demasiado ruido en este silencio sepulcral.



4 comentarios:

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Parece que a veces todo lo que nos rodea es un caos de personas que quieren hacernos daño o aprovecharse de nosotros. Que todos los sentimientos se nos acumulan sin poder sacarlos. Suéltalo todo, aquí o donde nadie te conozca pero no dejes que nada te coma por dentro. Un beso

Joan dijo...

Amé!!! de hace años que no leia este blog, recien vuelvo de un largo sueño y me toca recuperar todo el tiempo perdido.

Anónimo dijo...


GRACIAS por escribir de nuevo aquí, se te nota que te haces cada vez más grande en la tele y esas cosas. Pero esta es la faceta más bonita que jamás tendrás, en mi humildísima opinión. Aquí te "conocí", y luego un día estabas en mi televisor cuando fue el mundial de futbol, jajaja. Pero aquí me haces chiribitas al alma, les quedas grande a las palabras. Te admiro, escritoora!
Unbeso, mi nombre es Ana.

Anónimo dijo...


Martita, no te pierdas a esta niña hablando de las rubias, vas a partirte de risa.. he pensado en ti instantáneamente por una entrevista en la que has dicho que para ir de rubia tonta hay que ser inteligente.
http://youtu.be/RfTAN1OOD4o
MUAKA