LAS DECISIONES, PRIMAS HERMANAS DE LAS DUDAS

Que raro resulta lo raro. El mismo reloj en la muñeca derecha, el índice apuntando al tonto mientras el cielo lo mira y a seguir sembrando que ya recogeremos después, cuando vuelva a llover, cuando las buenas noticias hayan crecido retorcidas como los olivos. A veces haciendo un poco parece un mucho, y en cambio otras, casi la mayoría, haces mucho y no se nota en absoluto. Las decisiones son primas hermanas de las dudas, y a menudo las muy primas te ponen la zancadilla por si cuela y te tropiezas y tienes que volver a empezar, o ya no puedes empezar, quién sabe. Porque quizás, no haya otro comienzo como el que tuviste, porque quizás el camino que has recorrido hasta ahora no tiene un atrás, quizás solo puedas mirar hacia delante y apoyarte en los hombros de quienes te miran por debajo de él mientras no paras de subir escaleras sacando la lengua.




6 comentarios:

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Hagamos lo que hagamos no podemos evitar mirar hacia atrás. Así somos los hombres. Pero yo no creo que sea malo, todo camino nos enseña y hasta las pequeñas cosas pueden ser muy grandes.

Maria H. Sanchez dijo...

No sé cómo he llegado aquí, creo que nos conocemos!!aún así me alegro de haber descubierto tu blog! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl por si te apetece compartir algún sueño, y por qué no, quedarte. Te espero!
Hasta pronto =)

Florecita dijo...

Quizás no haya otro comienzo igual, pero mirar hacia adelante y seguir andando a pesar de los tropiezos augura otro buen comienzo a pesar de todo =)

ceo dijo...

Marta y sus realidades cotidianas.... La madurez es eso de lo que te das cuenta cuando no ves marcha atrás. Qué fácil lo explicas todo.

Anónimo dijo...

En la vida hay que tomar decisiones dificiles, pero hay veces que las decisiones son más sencillas de lo que intentamos ver.

Rafael Pereira dijo...

....Y aquí me quedo,sembrando ilusiones por encargo del día q viene.Si miras atrás y lo que ves no te gusta quedate con los sueños que vienen.No te fies de quien te prometa las estrellas,pero si del que quiera contemplarlas junto a ti.