Cuando ya no esté aquí, no se si recordaré que estuve. Nadie volverá a tocar mi timbre, ya no podré mirar atrás, ni coger impulso. A los tres días, mi sobrina estará haciendo la cena para su marido, las calles estarán más repletas aún de coches, y el coche con el que me saqué el carné tendrá borrada la matrícula. Escuchará una canción de algún cantante que todavía es esperma y le hará cantar en grito mientras llueve. Esa misma tarde le contarán un secreto que yo ya no podré investigar en sus ojos, los mios quizá no tenga las mismas pupilas. Se cruzarán con alguién que creeran haber conocido antes, y tomaran un café mojando los pensamientos en leche. Me escribirá la continuidad de un texto herencia de mis dedos y al tocar sus manos la almohada, volveré en susurros de alguna parte para poner puntos suspensivos a sus recuerdos.





11 comentarios:

nicooleeee dijo...

Que hermoso escrito...nostalgico pero hermoso :)

Davidovic dijo...

Bellísimo.
Un beso.

AlejandroSancho dijo...

Marta, cuanta razón y cuantos recuerdos recientesal leerlos... Uff
todo esto es peor cuando toca a destiempo
me ha gustado leerlo
bss
as

Belén dijo...

Yo soy de las que opinan que por dios, cuando ya no esté aquí, la gente me recuerde :)

Besicos

enrojecerse dijo...

el tiempo pasará, pero tú seguirás. aunque no sea en este lugar ni en este momento, estarás intacta en corazones.

Anónima dijo...

Es lo que tiene vivir.

Feliz domingo!!!!

Outsider dijo...

Bonito, pero triste...

A veces ocurre que nos damos cuenta que estamos de paso, que el mundo no solo no empezó con nosotros ni terminará cuando no estemos, sino que en realidad, le es indiferente que estemos en él.

C. C. dijo...

Guau...

naturelife dijo...

es impresionante... muy bonito :)

caroline dijo...

Yo tambien tengo miedo a que nada quede cuando me borre..
un beso marta, muy bonito :)

HATOROS dijo...

COMO SIEMPRE DE PUTA MADRE GRACIAS Y BESOSABARAZAOS