Por aquella época todavía no sabía quienes eran los reyes,ni quienes eran los padres.No sabía que las personas pueden ir en paralelo sin volver a juntarse.Por aquella época no sabía que las sonrisas no se devuelven,ni se descambian,ni son eternas.No sabía que el dinero mueve montañas y que las montañas se pueden subir andando con algo de esfuerzo.No sabía que estudiar significa formarse,que formarse significa crecer y que el cielo es más alto que largo.No sabía que los amigos se cuentan por mitades de miligramos,que pesan más las decepciones que las alegrías,que los sueños van dentro de globos de helio y que los anillos de colores no adivinan el estado de ánimo.No sabía que a andar se demuestra andando,y que a la bicicleta se le puede salir muchas veces la cadena.No sabía que sería tía,ni que tía era también la hermana de mi padre,que acabaría cosiéndose la boca al tiempo.No sabía que me iría con un tirachinas a tres años luz de su espalda,que hay boomerangs que nunca vuelven y que hay perros más fieles que sus amos.Por aquella época esperaba al final del arcoiris a los osos amorosos,a que superman me devolviera la cabeza y a que el mago de Oz me dijera que el camino de baldosas amarillas me llevaría siempre al mismo jodido lugar.








20 comentarios:

Cesc dijo...

Me pasaba que no sabía quién quería ser y acabé siendo quién quería. No sabía que si llorabas, las lágrimas sabían a sal. No sabía que los amigos, que luego no lo eran, podían llegar a ser tan hijos de puta. No sabía que saltar al vacío puede que te llene. No sabía que si pedías un deseo a veces se cumplía. No sabía que de los errores se aprende. Aunque vuelvas a tropezar con la misma piedra. Siendo un niño quería ser mayor y no sabía que de mayor, se quiere ser niño.

Que le pides a los reyes?

joselop44 dijo...

Eres mnuy buena escribiendo. haces que me quede pensando un rato después de leer cada una de tus entradas. lo de que la amistad se mida en mitades de miligramos es genial.
Un gran abrazo.

Nerea dijo...

Me encanta, tienes toda la razon. Yo tampoco sabia que las decepciones pesaban mas que las alegrias..
Espero que todo te vaya bien y mucha suerte en todo. Feliz navidad :)

nadiuss dijo...

yo soñaba con tirarme por el arcoiris como si fuera el tobogan de la vida...
genial!!!
Que te traigan muchas cosas los reyes...q a mi la inocencia, aun me dura.. :)

C. C. dijo...

Seguro que era aquella época en la que la inocencia de ser niño nos sigue sorprendiendo, por qué la perderemos?...Besos Navideños :-)

mariona. dijo...

crecer significa dejar de creer en los reyes magos.

Pez Susurro dijo...

Me quito el sombrero.
Lo mejor que te he leído...
aunque con una corrección...yo creo que si hay sonrisas eternas.

(sonrie,guapa) :)

Un beso,Marta..

Coraline dijo...

y que bien se vivía en aquellos días, y que pena que nos demos cuenta ahora...
aunque supongo que hay cosas que siempre llevaremos por dentro, a mi me sigue haciendo ilusión ver como los niños esperan a los reyes cada año y sus caras de felicidad en la cabalgata, seguir pensando que algún día quizá ese camino si me lleve al sitio al que quiero, porque si no creo eso entonces sí que me es difícil andarlo...
mua (:

Fabi dijo...

Escribes exactamente como me siento... me emociona mucho tu forma de escribir, eres genial!

Sara dijo...

Y ese desconocimiento era el que, de alguna manera, nos hizo tener esperanza, ilusión, ganas... nos hizo seguir y descubrir poco a poco que, aunque la vida no es perfecta, merece la pena vivirla como si lo fuera.

;)

Gilda dijo...

Crecer significa joder la inocencia.

Juan Antonio dijo...

Que bueno la nostalgia de aquella época en la que uno descubría el mundo poco a poco, adiario... aunque en cierto modo, yo nunca he dejado de ser niño, tengo mis alas ajadas a mi espalda para cada vez que necesito dar un paseo entre las nubes, te vienes???

Un abrazo. Me gusto tu blog. Te sigo.

www.utopiaroja.blogspot.com

Pintamonadas dijo...

por aquella época la mitad nos comíamos los mocos, por así decirlo, y aquí una servidora pensaba que los problemas que tenía por entonces iban a acabar con mi existencia y la de mi diario secreto. Afortunadamente uno crece y descubre que aunque no existan los reyes magos siempre hay alguien que te saca una sonrisa con un genial regalo, que aunque los sueños no vienen dentro de globos de helio lo que uno quiere lo puede conseguir con tezudez y esfuerzo, y que aunque nadie te diriga por un camino de baldosines amarillos, siempre podrás coger tus zapatos rojos bonitos y saltar de blanco en blanco por un paso de cebra, pensando, quizás, que algo genial te puede deparar al cruzar la calle.

un besito:)

Lavidasincolor. dijo...

Pero cuando creces te das cuenta de la realidad.

Ela dijo...

woww!!

Belén dijo...

Y tu crees que sabemos ahora algo mas?

Porque a veces creo que estamos en contínuo aprendizaje...

Besicos

Awesome Guy! dijo...

Bendita inocencia... uno la añora cuando el mundo le obliga a deshacerse de ella, pero la recupera cuando hay niños a su alrededor.

No seas un León sin valor y no dejes que la navidad se convierta en tu particular Criptonita...

Son fechas de dicha y alegría y todos deberíamos celebrarlo. No por temas religiosos, sino porque el Barça es hexacampeón.

Carlos.

"Semper fidelis"

Kimbertrancanut dijo...

Me gusta tu manera llana de escribir y recojo tu mensaje..."de los niños aprendo...del adulto olvido"...Besitos de Peter Pan

Homero dijo...

El primer engaño es el chupete..
Pagaría por tener esa inocencia perdida. Ahora sólo me soy inocente en el amor, pero cada día dejo de creer un poquito.

SOMMER dijo...

Que viva el síndrome de Peter Pan.... Siempre ¡¡¡¡¡