Seguramente mi azul no sea el mismo azul que el tuyo y en las nubes no encontremos las mismas formas. Por esa regla de tres,probablemente,resulte que no estamos viendo el mismo cielo. En cualquier caso,no importa a qué distancia esté el cielo,si tocarlo o no depende del efecto óptico con el que veamos nuestra propia vida.









13 comentarios:

Cesc dijo...

Esperaba amb impaciència somiar amb cels blaus... i va creuar-se amb els seus dubtes.

Petons

Ignacio J. Rivas dijo...

El placer es mío! Y con tu permiso me quedaré en un rincón de tu blog...un saludo!

HYSTERIE dijo...

te sigo :)
un beso!

Sara dijo...

Todo depende de los ojos que lo miren... me dejas reflexionando ;)

Gilda dijo...

Intento arañar el cielo con la yema de mis dedos,pero...si no estoy convencida de poder hacerlo, no lo lograré nunca.
Me enganchas Marta.Un besazo

Anónima dijo...

Probablemente nada sea lo mismo, excepto el "nosotros".
besos

Javito dijo...

deja formalismos por un momento. súbete encima de la mesa y observa tu habitación, sin ir más lejos. cuanto daño ha hecho la perspectiva en la historia de nuestras historias. parece mentira que el mismo cielo que nos cubre, tu lo veas azul y yo gris oscuro casi negro. influye mucho si alguien te sonríe a tu izquierda cuando despiertas cada mañana.

i que hem de fer? (expresión muy mallorquina. traducción simultánea: y que tenemos que hacer?)

Anónimo dijo...

eres genial!!!!!

Anónimo dijo...

tal vez por eso al ser amado le decimos mi cielo?
gracias por tomarte el tiempo de responder los anonimos, querida blogger!
muaaaas (K)

Nerea dijo...

El cielo me da tranquilidad, es como algodón. Me hace sentir bien y delicada.
Un beso!

Lorraine dijo...

Marta, has vuelto a lucirte ;)
Y es que el cielo no es de un color u otro, depende del color de los ojos de quien lo mire...
Un besito!

Ela dijo...

quizá no vean las mismas formas ni colores, pero pueden intentarlo

Anónima dijo...

Me alegro un montón.
Me parece que estaba clarísimo ;)

Un besazo, preciosa