Debería contarme los pliegues de la piel, para saber las veces que se me clavan los momentos en el pecho, si me diese la vuelta sería un álbum de cromos con instantes pegados entre páginas revueltas. Las páginas impares son las que más me molestan ahora, y acostumbro a subrayarlas de un color rojo putón para que no lleguen hasta la pared del estómago, en otoño se me secan las hojas en las costillas y no las digiero bien.





11 comentarios:

joselop44 dijo...

profundo. lo del rojo putón muy bueno.
Un abrazo Marta

Anónimo dijo...

preciosisimo, como siempre y como nunca (:

Anónima dijo...

Cicatrices.
a mí siempre me gustaron las Caras B.

Un beso

Gilda dijo...

Deja los pliegues hazte una buena cirujia y sigue...los recuerdos, y moratones deben eliminarse pronto.
Me gusta leerte.
Un beso.

Anónimo dijo...

si fuese palabra, te diría: GRACIAS!

Florecita dijo...

precioso... =)
bsits d fresa!

Kimbertrancanut dijo...

Marta, aquí me tienes leyendo tus letras breves...frescas y sinceras. Seguiré observando tu paisaje.
Besitos de chocolate de almendras para ti

SaraRobles dijo...

No has podido describir mejor lo que yo también siento... Abrazos!!

Cesc dijo...

En otoño el frío empieza a llegar. Recogimiento, pliegue. Marrón. Todo adquiere nuevo matiz. Sigo buscando en mi interior y a veces hasta me gusta.

Nerea dijo...

Me gusta, te sigo vale? Un beso!

Marta Simonet dijo...

Muchas gracias a tod@s por pasar por aquí.

Besotes.